Entrevista a Diego Carrasco en Jerez Jondo

Os dejamos aqui una entrevista a Diego Carrasco en la web www.jerezjondo.com 

entrevistaDC_jerezjondo

Ocho años después de aquel mítico ‘Mi ADN Flamenco’, Diego Carrasco retorna a la actualidad discográfica con Hippytano, un trabajo que verá la luz a finales de este mes. Con su recurrencia habitual, el jerezano asegura que su nuevo disco “es fácil de escuchar” y en él sobresale el tema ‘Morao del Alma‘, dedicado a “una persona que era más que un hermano”

Háblenos de Hippytano.
Hippytano es un parto con mucho arte (risas). La verdad es que estoy muy contento de que se haya hecho aquí porque lo hemos grabado a medio camino entre Jerez y Sevilla. En Jerez lo hemos hecho en La Muralla, con Luis Provis y en Sevilla en el estudio de Jesús Bola. Hay una cosa muy linda que es de donde parte todo esto. Llevo mucho tiempo con toda la familia, con la Carrasco Family Band, y han sido ellos, los niños, los que me han dado el empujoncito para que pueda sacar este trabajo. Es un trabajo impregnado de detalles nuestros, de Jerez, porque hay mucho soniquete, soniquete acentuado que me da mucha alegría. En fin, no me gusta mucho hablar del trabajo que hago porque una vez que termino de grabar ahí lo dejo, pero bueno, tiene un clima bonito.

¿Y por qué Hippytano?
El título lo dice todo, hippy porque soy hippy y ‘tano’ porque soy gitano. Desde que hice la primera comunión soy hippy (risas) y así lo siento. Llevo muchos años en esto, tengo muchas inquietudes y pasión y mi cultura musical es un regalo de Dios, porque he nacido en una cuna, de haber nacido en un barrio, de haber nacido en un pueblo y sobre todo tener esa experiencia de haber estado con los pilares más gordos del flamenco. Eso sí que lo tienes ahí y aunque parezca que no también es hippy. Luego mis inquietudes me han hecho moverme en otros mundos como el rock y el pop. En realidad, hippies somos casi todos, ¿quién no quiere la paz y el amor? Eso es lo que dice la letra: Paz en la tierra/amor en la tierra/haz el amor y no la guerra/hippy, gitano hippy yo siempre seré (risas).

¿Por qué ha tardado tanto en volver a grabar?
Pues no lo sé. No me obsesiono con grabar, cuando llega el momento, llega. Es como cuando te quedas embarazada. Es así, y no hace falta que nadie te presione, ni ninguna casa discográfica ni márketing ni historias de esas. Te sale porque te sale y ya está. Yo me llevo mucho tiempo metido en el estudio produciendo para otra gente, me he llevado más de 20 años haciendo eso, y eso hace que pierdas mucho tiempo. Llegó el momento en que pensé que necesitábamos hacer algo y ahí está. Es una forma de que te salgan todos los pellizcos que tienes metidos en los cuatro cuarterones, como decía Tía Anica la Piriñaca.

Porque hoy día un disco no da dinero…
Por supuesto, por desgracia eso ha desaparecido. Hoy funcionan los móviles y cosas de esas. Hace poco grabé unas sevillanas para una bodega, que por cierto están en el disco, y ya no hacía falta ni tenerlo, enfocabas con el móvil y te mandaba a la página para escucharlo.

¿Cuánto hay de innovación y cuanto de ortodoxia en Hippytano?
Un poco de todo, todo el mundo sabe que a Diego Carrasco le gusta meterse por todos los caminos. Luego, hay otra gente que dice que mi trabajo es muy puro. A mí, gracias a Dios, desde pequeñito me ha respetado todo el mundo. Empecé cantándole a los niños pequeños los cantes que hacíamos nosotros de chico en el colegio y los niños lo bailan y los viejos, igual. Los gitanos mayores me dicen que conserve ese regalo de Dios que es el soniquete y que lo tenemos en esta tierra. A veces tengo discusiones con algunas personas porque me dicen que la bulería, por ejemplo, no es pura. La bulería es de lo más difícil de cantar y lo más puro que hay. A ver quién canta por bulerías y te hace la corta, el romance, el cuplé….

De todos los temas del disco el que más emotivo será es el dedicado a Moraíto, ¿cierto?
Totalmente. El tema se llama ‘Morao del alma’ y para mí es algo especial. Con Morao se me ha ido medio cuerpo, porque era más que familia, más que un compañero, más que un gitano del barrio, más que todo eso. Desde pequeñitos hemos estado juntos, jugando en el barrio, luego con las guitarras, empezando a salir…Se me ha quedado un vacío enorme y me he desahogado con ello. Creo que es un tema en el que mi alma le dice todo lo que es para mí, y además lo he hecho con su hijo Diego tocando la guitarra, que todavía tiene más valor y más verdad.

Han colaborado muchos artistas en el disco, pero hay uno en concreto que te ha llamado la atención por lo desconocido y el talento que esconde el personaje…
Sí, es el pianista Toni Romero. Es uno de estos músicos que tú no sabes que existen. Están ahí atrás y cuando los sacas para adelante te vuelves loco. Producir en un estudio es sacarle lo mejor que tengas al artista y cuando estás ahí y ves el movimiento que hay de músicos, arreglistas y demás, te das cuentas quién desarrolla una cosa u otra y quién es capaz de enriquecer el trabajo. En este caso concreto nuestro amigo Toni, que es de Málaga y es invidente, me ha aportado talento pero también una lección de paz difícil de encontrar. Para mí ha sido un descubrimiento en un tema del jerezano Pedro Rivera y que habla del nacimiento del vino. Es una joya y la letra es preciosísima.

Hay también un recuerdo al tío Chozas…
Sí, es otro tema muy original que he grabado con Ignacio Cintado el bajista y la guitarra eléctrica de Jorge Gómez y que está hecho con el sonido de una fiesta antigua de fondo. Se escucha a uno decir, ‘ha venido en tren’, porque decían que el Chozas iba andando a to los laos. Vivía en Lebrija pero cuando había una fiesta en Jerez se venía andando (risas). Es una letra suya y se oye su voz, ha quedado muy bonita.

Para muchos artistas a los que no les gusta meterse en un estudio porque dicen que se pierde naturalidad. En su caso, ¿comparte esa concepción?
No porque como he dicho antes paso mucho tiempo en el estudio y llevo 20 años haciendo eso. Para mí, uno de los factores que más me gustan dentro de la música es el estudio. Allí se descubren cosas, quién aporta, quién enriquece, quién le da forma. Eso lo he visto con toda la gente que ha colaborado. Te digo un ejemplo en cuanto a la guitarra. Está la de Alfredo Lagos, que es un guitarrón precioso en un tema dedicado a otro familiar, Rafael Romero, y es precioso. Está otro más romántico que toca Antonio Rey, otro con Diego, que es el tema de su padre, hay otro tema dedicado al mundo del toro que toca Currito de Navajita, hay que otro que interpreta Fernandito Carrasco el hijo de Fernando de la Morena. Fíjate todas las guitarras que aparecen y eso es una alegría. Luego de percusionistas están Juan Grande, Ané, de voces está Joselete, Maloko….

Ahora que habla de toda esa gente joven que le acompaña. ¿Le preocupa que sólo se ciñan al flamenco de hoy sin pasar por lo más ortodoxo como hizo usted en su momento?
No me preocupa en absoluto porque si el flamenco tiene algo grande es que está vivo. La época pasada fue la época pasada y la de ahora es ésta. Ellos no han vivido lo que yo he vivido ni han podido tocar ni escuchar a Tío Borrico ni a Tía Anica la Piriñaca, entonces, ¿a quién le tocan? Pues a la gente que hay ahora. Hay gente muy buena, que también conoce lo ortodoxo, aunque luego no lo pongan en práctica. La música no se puede enjaular y quedarnos con lo antiguo porque entonces estaríamos cometiendo un gran error.

¿Qué le satisface más ser productor, cantaor o guitarrista?
Nada, me satisface ser Diego Carrasco y punto. A mí me da mucha alegría cuando me llaman por mi nombre y mi apellido. Eso lo engloba todo. Al hombre lo mueve la inquietud y la pasión y por ahí me muevo yo.

¿Sigue siendo Diego Carrasco un artista solicitado?
La verdad es que no me puedo quejar, porque aparte de mis cosas, hay mucha gente que me llama para que le haga temas. Ahora últimamente he colaborado con Joana Jiménez, con Raimundo y con Javier Krahe. En fin, la gente se acuerda mucho de mí y esperemos que siga así.

Ahora que se cumplen 20 años de la muerte de Camarón, ¿qué ha significado él para usted?
Para mí particularmente ha sido de lo más grande que he podido ver como todo, como aficionado y como hippy, porque también ha tirado de las riendas de ahí. Pero sobre todo de los mejores aficionados que he visto, y luego aparte la dulzura de él, el compás de él, la gitanería de él, el saber estar, todo. De hecho, es ahora y ¿qué niño no sale imitando a Camarón? Ha sido el que ha abierto las puertas del flamenco al mundo.

Entrando en la actualidad, ¿qué le parece la subida del IVA en la cultura?
Tenían que subirlo más hasta ahogarnos (Risas). Estamos viviendo momentos demasiado complejos porque hay muchísimos intereses creados, que el hombre ha creado y que son difíciles de eliminar. Yo tengo un tema en este disco que se llama ‘Chatarrero sideral’ y que habla de un gitano que quiere limpiar el espacio y los mares, y que de alguna forma sirve de crítica. No estamos en el mejor momento y hay muchas familias que lo están pasando mal. Deberíamos de buscarnos más en el corazón y buscar otro tipo de política que no sea esta. Debería haber un sistema diferente, porque así no podemos estar. Esperemos que se solucione pronto.

Háblenos de futuro…
Bueno, espero que el disco salga al mercado oficialmente a finales de este mes y luego empezar una gira por Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia y Sudamérica porque el disco es muy actual y contiene muchos ritmos latinos.

TEXTO: FRAN PEREIRA/ FOTOGRAFÍA: MIGUEL ÁNGEL GONZÁLEZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s